– 28.8.2016- Hace unos meses publicábamos una noticia donde explicábamos la última técnica empleada en EARMUR para evitar el crecimiento de algas en los embalses ya que estas obstruyen los cabezales de riego. Consistía en arrojar unas bacterias que acababan con las algas de una manera natural y así poder seguir manteniendo nuestro compromiso con el respeto por el Medio Ambiente.

 

IMG_1852

 

Aunque este tratamiento se adecuaba bastante a las necesidades que teníamos, descubrimos que determinadas algas, sobre todo aquellas de gran tamaño continuában resistiendo y creciendo a ritmos asombrosos.

Es por este motivo por el que hemos tenido que buscar alternativas que no sean perjudiciales para el Medio Ambiente y que nos ayuden con nuestra tarea de manera que podamos frenar el crecimiento de las algas y otras plantas acuáticas invasivas.

Nuestros pequeños “colaboradores” son unos peces chinos seleccionados genéticamente para que sean muy boraces y que en consecuencia se coman precisamente aquellas plantas que las bacterias no pueden conseguir. Además, al tratarse de una especie éstéril sabemos que colaborarán el tiempo que sea necesario sin llegar a e reproducirse y por tanto evitar la introducción de una nueva especie no autóctona en nuestro ecosistema.

 

IMG_1856IMG_1857

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Momento en el que introducimos los peces en el embalse para su nueva “tarea”